• Técnicas de estudio para Septiembre

Técnicas de estudio para Septiembre

Estudiar no es fácil y hacerlo en verano, menos. Aprender a estudiar de forma correcta te permitirá adquirir el hábito de estudio y te ayudará a aprobar los exámenes.

Antes de ponerte a estudiar, debes saber que cada persona tiene sus estrategias y técnicas de estudio y es importante que descubras las tuyas. Así pues, es necesario que te conozcas bien para conseguir un estudio más eficiente.

¿Has de estudiar en verano para aprobar los exámenes de septiembre? Te proponemos 5 consejos y técnicas de estudio1que te ayudarán a conseguir tu objetivo:

1.- Márcate un objetivo: Estar motivado para estudiar es uno de los primeros escalones que hay que subir. Es cierto, que encontrar la motivación es, a veces, difícil. Por eso, te recomendamos que pienses un objetivo concreto como aprobar las asignaturas que te quedan pendientes o conseguir un título utilizando, por ejemplo, la técnica SMART (específico, medible, alcanzable, orientado a los resultados y fecha límite de ejecución). Confía en ti porque aunque puedes encontrarte con algunas dificultades, las superarás y alcanzarás tu objetivo.

2.- Busca el lugar más apropiado: Estudiar en el sofá de casa o en la playa no te permitirá concentrarte ni utilizar las horas que inviertas en el estudio de forma eficiente. Es necesario tener un espacio en el que puedas tener a tu alcance todas las herramientas de estudio que necesites (el móvil y la tele no lo son, ¡y lo sabes!). Busca un lugar que tenga buena iluminación, que esté ordenado y que no tenga objetos que te puedan distraer. ¿La música? La música no ayuda al estudio, ya que la concentración no se puede conseguir en un ambiente ruidoso; aunque puedes ponerla para realizar algunos trabajos y deberes.

3.- Organiza y planifica tu tiempo: Tener un buen plan de trabajo requiere seguir algunos criterios: debe ser realistaadaptable ypersonal. Así pues, debe ajustarse a las circunstancias personales de cada uno, a posibles cambios no previstos y organizarse según el ritmo de trabajo y de estudio individual. ¿Por dónde empezar? Elabora un horario que te ayude a reforzar el hábito de estudio y a no perder tiempo y actualízalo semanalmente.

4.- Compagina el estudio con el tiempo de ocio: Es necesario, también, disfrutar del verano. Por eso, saber compaginar el estudio con actividades al aire libre o ejercicio físico es positivo. Además, se recomienda que cada 45 minutos de estudio, descanses 10 minutos para poder desconectar y volver a concentrarte de forma eficiente. ¿A qué esperas para apuntártelo en tu horario?

5.- Utiliza técnicas de estudio: Existen diferentes técnicas de estudio pero es importante tener en cuenta que, como hemos dicho anteriormente, cada uno tiene sus estrategias de aprendizaje y será necesario investigar cuales son aquellas que más se ajustan a tu perfil. Te presentamos las 4 técnicas de estudio más utilizadas:
Lectura: Aunque no le demos la importancia que merece, la lectura y, en consecuencia, la comprensión es la herramienta principal del estudio. Para utilizar la lectura y la comprensión como técnicas de estudio es necesaria la concentración y hacer, previamente, una prelectura para tener una idea general del contenido de la asignatura. Además, es importante saber que utilizar la lectura para estudiar no significa leer por leer, sino que tienes que buscar la información concreta para aprender.

Subrayado: ¿Eres de los que tiene toda la hoja amarilla por haber subrayado todas las frases con rotulador fosforito? Un consejo: Subraya lo menos posible. La idea es subrayar las ideas principales de un texto para, posteriormente, recordar el contenido del texto y de las asignaturas. Sí, es una técnica difícil, pero puedes empezar practicando el subrayado con dos colores y después de una primera lectura del texto.

Resumen: ¿Hacer un resumen significa escribir como en el whatsapp? ¡No! Eso lo puedes hacer en los 10 minutos de descanso. Se trata de escribir, con nuestras propias palabras y de forma breve, las ideas principales de un texto, así como reorganizarlas personalmente. Saber explicar las relaciones entre las ideas te ayudará a hacer un resumen de la asignatura que estés estudiando.

Esquema: Para hacer un buen esquema, es necesario hacer, previamente, una primera lectura y tener en cuenta los siguientes consejos: expresar la mayor cantidad de información posible, de una forma simple, y en el menor espacio posible. Y, ¡no te olvides de utilizar tu propio lenguaje!

¿Cómo se presenta, después de estos consejos, el estudio en verano? Si necesitas más información puedes consultar nuestra sección sobre técnicas de estudio.

Lectura: Aunque no le demos la importancia que merece, la lectura y, en consecuencia, la comprensión es la herramienta principal del estudio. Para utilizar la lectura y la comprensión como técnicas de estudio es necesaria la concentración y hacer, previamente, una prelectura para tener una idea general del contenido de la asignatura. Además, es importante saber que utilizar la lectura para estudiar no significa leer por leer, sino que tienes que buscar la información concreta para aprender.

Subrayado: ¿Eres de los que tiene toda la hoja amarilla por haber subrayado todas las frases con rotulador fosforito? Un consejo:Subraya lo menos posible. La idea es subrayar las ideas principales de un texto para, posteriormente, recordar el contenido del texto y de las asignaturas. Sí, es una técnica difícil, pero puedes empezar practicando el subrayado con dos colores y después de una primera lectura del texto.

Resumen: ¿Hacer un resumen significa escribir como en el whatsapp? ¡No! Eso lo puedes hacer en los 10 minutos de descanso. Se trata de escribir, con nuestras propias palabras y de forma breve, las ideas principales de un texto, así como reorganizarlas personalmente. Saber explicar las relaciones entre las ideas te ayudará a hacer un resumen de la asignatura que estés estudiando.

Esquema: Para hacer un buen esquema, es necesario hacer, previamente, una primera lectura y tener en cuenta los siguientes consejos: expresar la mayor cantidad de información posible, de una forma simple, y en el menor espacio posible. Y, ¡no te olvides de utilizar tu propio lenguaje!.

Nota al pie:
1.- Información obtenida a través del curso de formación en Técnicas de Estudio para prevenir el fracaso escolar impartido por Tati Cortés en el Colegio de Pedagogos de Cataluña (2016).

Fuente: Educaweb

26/07/2016